El libro En más de una docena de libros, la poesía de Luis Aguilar ha ido construyéndose como una bitácora de páginas donde lo que entra por las ranuras no es nostalgia sino el filo de versos como navajas de afeitar, cristales de una ventana rota: el frío, duro y desnudo. Muchachos que no besan en la boca es un libro en voz alta; esta caída sin red de protección permite asomarnos a dos submundos: el de la poesía sin paliativos y el del lucrativo negocio de la prostitución masculina en Cuba –no menos lucrativo que en el resto del mundo, incluida España–, desde una óptica que roza el cinismo y se acerca a la contemplación, sólo para desnudarse frente a la cama sin dramatismos ni lamentos.
«Este libro obtuvo el Premio Internacional de Poesía Gilberto Owen concedido por un jurado compuesto por cinco poetas de cuatro distintos países ubicados en tres diferentes continentes. Luis Aguilar consigue, quizá como ningún extranjero, desnudar esa Cuba sexual, impúdica y gozosa que habita a escondidas de la mirada oficial en baños públicos, parques, montes, playas, bares, hospedajes clandestinos y hasta guaguas. Quien nos visitó, lo sabe». Nelson Simón. Poeta cubano

El autor Luis Aguilar, Nacido en Tamaulipas (México), Luis Aguilar es poeta y traductor. Ha obtenido los premios Nacional de Periodismo Cultural Fernando Benítez; el Nuevo León de Literatura; el Internacional de Poesía Nicolás Guillén y el Premio UANL a las Artes. Ha sido traducido al inglés, francés, portugués, alemán, catalán, árabe y rumano. Ha sido becario del Centro de Escritores de Nuevo León, del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes y del Programa de Residencias para Traductores Extranjeros de la Fundación Biblioteca Nacional de Brasil.